Hay una frase, tan popular como cierta, que dice que los “ataques ganan partidos, las defensas ganan campeonatos.” Este Europeo es una prueba de ello, pues los números indicaban tras la Main Round que los dos mejores ataques del torneo no lucharían por las medallas mientras que sí que lo harían las cuatro mejores defensas.

En un deporte colectivo como es el balonmano, lo más importante es el equipo, la unión de todos los jugadores siempre es el camino hacia el éxito. Y más importante es todavía el trabajo en equipo cuando hablamos de las labores defensivas. En este sentido, España siempre ha tenido defensas muy trabajadas, tanto en 5:1 como en 6:0, que han sido la base sobre la que se cimentaron los continuos éxitos cosechados en las dos últimas décadas. Fue el trabajo de todo el equipo el que llevó a España a tener una de las mejores defensas de la historia pero si tenemos que individualizar es obligatorio hablar de dos héroes que desde el trabajo silencioso han llevado a España a la cumbre del balonmano mundial, Viran Morros de Argila y Gedeón Guardiola Villaplana.

Desde el Europeo de Serbia 2012, en el que España acabó en cuarta posición, las dos torres gemelas del balonmano español comenzaron a liderar la defensa 6:0 de los ‘Hispanos‘, con Valero Rivera, con Manolo Cadenas y, ahora, con Jordi Ribera. Gedeón Guardiola llegó a la selección en noviembre de 2011 para coger el testigo de Rubén Garabaya y así hacer pareja con Viran Morros, formando un dúo que durante años ha atemorizado a ataques de lo más poderosos.

Desde aquel torneo, cuya fase final de disputó en Belgrado, a menos de 400 kilómetros de Zagreb (donde España jugará la final del Europeo), España ha disputado las semifinales de todos los Europeos y Mundiales disputados a excepción del Mundial 2017, en el que Croacia eliminó a los ‘Hispanos‘ en cuartos de final. Es decir, con el trabajo defensivo de Viran Morros y Gedeón Guardiola llegaron el título mundial de 2013, el bronce europeo de 2014 y la plata europea de 2015.

Estos dos héroes no acaparan portadas, su trabajo en la sala de máquinas es fundamental pero en ocasiones invisible. Es cierto que en los últimos años su labor es cada vez más valorada, pero aun así no recibe el reconocimiento que merecen, pues Viran Morros y Gedeón Guardiola tienen gran parte de culpa de los últimos éxitos españoles. Son ese tipo de jugadores cuyo trabajo se valora cuando no están, como pasó cuando Gedeón tan solo pudo jugar 9 minutos ante Dinamarca.

Los dos metros de altura de estos dos héroes del balonmano español, le dan a España los centímetros necesarios para luchar ante selecciones de mucho físico. Ambos son jugadores fuertes, están curtidos en mil batallas y durante estos años han conseguido detener el avance de hordas de corpulentos jugadores con físicos herculinos. Pero donde más destacan Viran Morros y Gedeón Guardiola es en su rigor táctica, en su inteligencia, en la capacidad de llevar la iniciativa desde la defensa. La guerra ante los ataques rivales la llevan más allá de una pelea física cuerpo a cuerpo, consiguiendo colapsar con su movilidad e inteligencia a talentos de lo más variados.

Prueba palmaria de su estilo de defensa la tenemos en las sanciones disciplinarias, pues Viran Morros y Gedeón Guardiola destacan por sus escasas exclusiones en comparación con otros especialistas defensivos. Sin ir más lejos, durante este Europeo, España ha visto solo 16 exclusiones (Gedeón Guardiola, ninguna), una cifra que está por debajo de las 21 de Francia y Dinamarca, o de las 30 de Suecia. Especialmente asombroso es el caso de Gedeón Guardiola, que no ha visto ni una sola exclusión en todo el Mundial de Francia 2017 y en todo el Europeo 2018.

El balonmano español debe estar eternamente agradecido a estos dos héroes, trabajadores incansables que han dejado hasta su última gota de sudor en la camiseta. Disfrutemos de sus últimos servicios pues cuando ya no estén les echaremos mucho de menos. Con toda seguridad su ausencia será alargada y ahí será cuando nos daremos cuenta, más si cabe, de la magnitud de Viran Morros y Gedeón Guardiola, dos héroes silenciosos.

En sus ojos apagados

Hay un eterno castigo

El héroe de leyenda

Pertenece al sueño

De un destino

Edu Agulló | @Eduagullo